Jeekwgiqqky5sjsaixva

El valor de la justicia para Don Quijote de la Mancha

La genialidad y la universalidad de la obra literaria “El Ingenioso Hidalgo D. Quijote de La Mancha” -la obra más difundida en el mundo después de la Biblia y el Corán- hace que la misma se configure como una obra tan ampliamente plural, que permite interpretaciones desde los más variados puntos de vista, como alguien ha dicho y, con toda razón, “Don Quijote” es un libro tan grande que cada uno puede encontrar en él lo que le dé la gana”. Esta posibilidad ha supuesto que hayan sido muchos los que, en todo tiempo y lugar, se hayan acercado al estudio y al comentario de tan importante obra literaria. Prácticamente, pudiera decirse que se han agotado las posibilidades de su examen, exégesis o análisis, y resulta casi un atrevimiento y acaso una osadía intentar, por mi parte, comentar alguno de sus pasajes. Apuntado esto en mi descargo, yo, que he sido siempre un ferviente lector de esta excepcional obra, no he podido sustraerme a la idea de hacer mi modesta aportación sobre un tema que por mi formación y actividad profesional me es tan cercano, cual es el tema del delito y el delincuente, del que también el autor de esta obra -Miguel de Cervantes Saavedra- era un buen conocedor. Conocimientos que plasmó con ingenio crítico -adelantándose una vez más a su época- no sólo en esta obra del “Quijote” sino también en otras, como “Rinconete y Cortadillo”, la que sin duda se podría calificar de un verdadero Tratado de Criminología.
En esta segunda edición sobre el “valor de la justicia para Don Quijote de la Mancha” pretendo hacer una semblanza del idealismo con el que piensa y actúa nuestro Caballero andante, desde la doble perspectiva del “hombre cuerdo” que es Alonso Quijano y del “hombre loco” que, como caballero andante, actúa Don Quijote.

COMPRAR


El autor


Javier Nistal
Javier Nistal

Javier Nistal Burón, es jurista-criminólogo y pertenece al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones penitenciaras, cuerpo en el que ingresó por oposición en el año 1983. Después de realizar los estudios de bachillerato en su ciudad natal (León) curso la carrera de Derecho en Oviedo y posteriormente la Diplomatura de Criminología en la Universidad complutense de Madrid. Su actividad profesional ha estado repartida entre las ciudades de La Coruña, lugar de su primer destino, Valladolid donde estuvo destinado casi trece años, el mayor tiempo de los cuales ocupó el puesto de Subdirector de Tratamiento del Centro penitenciario de esta ciudad. En el año 1996, es nombrado Subdirector General de Gestión Penitenciaria en Madrid, ciudad en la que vive desde entones. Después de siete años fuera de la Administración penitenciaria, en enero de pasado año 2012 ha vuelto a ocupar su anterior destino en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Entusiasta de los clásicos, particularmente de la obra de Cervantes, compagina su tiempo libre entre la lectura y la escritura, especialmente de artículos relacionados con su actividad profesional (el Derecho Penitenciario), siendo autor de múltiples artículos sobre esta materia que están publicados en distintas Revistas especializadas, así como coautor de un “MANUAL DE DERECHO PENITENCIARIO”, que es un libro de consulta obligada para quienes quieran conocer la problemática de la ejecución y cumplimiento de las penas privativas de libertad. Ha participado como experto en diversos programas internacionales en materia penitenciaria, así como en la actividad docente en dicha materia para profesionales, tanto del ámbito penitenciario, como de fuera del mismo, siendo habitual colaborador de seminarios, jornadas y cursos. Fue también miembro de la Comisión que redactó el actual Reglamento penitenciario, Real Decreto 190/1996 de 9 de febrero, motivo por el cual le fue concedida, en su día, la medalla de plata al mérito penitenciario.