"Carta al lector" por Antonio Silva

Queridos lectores, hemos decidido realizar un editorial un poco divergente a la tónica que generalmente seguimos, en tanto que nos encontramos en un momento de cambios, novedades y sinergias que irán desvelándose en este nuevo año 2017.

En primer lugar, como pueden paladear tienen entre sus manos un número de nuevas dimensiones, más ancho, más alto y con portada más vistosa. ¿Qué quiere decir esto? Por un lado que hemos cambiado de volumen, ergo tienen ante sí el primer número del segundo volumen de Criminología y Justicia Refurbished, por otro, que hemos decidido sin perder nuestro sello de identidad (la revista con aspecto de libro) dar un salto cualitativo que haga el ejemplar más atractivo, fácil de leer y que nos permita poderos mostrar tablas, imágenes, etc. de una forma mucho más clara, ya que vimos que en algunos artículos, y especialmente en las investigaciones, esto se tornaba problemático.

De acuerdo, pero… ¿Por qué un cambio de volumen a medio año en lugar de hacerlo con carácter anual? Pues… ¿Y por qué no? Es decir, esto no deja de ser en esencia un aspecto más del espíritu Refurbished. Siempre nos viene impostado ya fuere por la academia, ya fuere por una more simmoniana, cómo han de hacerse las cosas. Mas sin revestimiento alguno de razón simplemente es un mero estilismo, un artificio que se decide predicar como dogma de fe. ¿Por qué no romperlo? Algunos de ustedes dirán que, obviamente, se hace por efectos prácticos para catalogación o a efectos económicos o de ejercicios fiscales, etc. En ese caso también nosotros podemos apostar por un motivo, y es que cada vez hay más suscriptores entre nosotros y muchos de ellos quieren conseguir todas las revistas desde el número primogénito. Ante esto surge un problema: conforme avanzamos son más los números a conseguir, y quien se hace suscriptor iguana anual “pierde” seis meses de suscripción, por ejemplo, al conseguir esos números anteriores. Así, hemos decidido que puede ser una buena opción ofrecer a nuestra comunidad la posibilidad de obtener los volúmenes que vayamos publicando de forma unitaria, es decir, como un solo producto. De esta forma, al realizar volúmenes semestrales el costo final del producto es menor y el suscriptor podrá hacerse con él sin tanto esfuerzo; a fin de cuentas, lo que buscamos es que todos podamos acceder al conocimiento, no solo las élites. Así pues, y aunque durante el mes próximo en nuestra experiencia transmedia les informemos más por RRSS a tal efecto, habemus nuevo volumen y nos volvemos a reivindicar contra los postulados sin sentido.

El siguiente tema a tratar encauza con las novedades editoriales que se presentan en este nuevo período. Así, informamos de que habrá nuevas obras sobre criminalidad vial, Criminología Cyborg, desviación y ocio, marginalidad, Green Criminology… Y no diremos más porque estimamos el factor sorpresivo como un elemento paradigmático por el cual levantarse cada día pensando en qué estará tramando la Holacracia de CyJ Refurbished, y posteriormente ir al canal de Telegram a ver qué ocurre y quién nos hablará de todos ellos durante el día. Aunque sí podemos permitirnos decir que hay otra serie de proyectos venideros que, sin lugar a dudas, van a haceros implicaros mucho más con este proyecto (llamada intertextual a los investigadores).

¡Más novedades, oiga! Pues sí, aún tenemos más; y es que CyJ Refurbished va a ofrecer la suscripción física en Latinoamérica a partir del segundo volumen. Este proyecto nos está conllevando un esfuerzo hercúleo, pero no cesaremos en luchar por nuestros suscriptores. Somos conscientes de que tenemos muchos seguidores en las américas que se encuentran limitados para el acceso a la revista, ¡adiós ataduras! ¡CyJ Refurbished estará también con vosotros en menos de lo que esperáis!

Tras todo lo anterior, es hora de hablar del nuevo número. Un número dedicado a la transparencia desde diferentes prismas. Hemos decidido hablar sobre esta temática con un objetivo bifocal que apunta por una parte al análisis crítico de nuestro contexto y, por otra, a la autocrítica. Es decir, empezamos año, y un nuevo propósito para todos debería ser ejercer con absoluta transparencia en todos los niveles societarios. Sin embargo, no es de recibo enaltecer acusaciones sobre la otredad sin realizar nosotros mismos un ejercicio idéntico al respecto. Ya basta de hablar de corrupción mientras no sacamos adelante un código deontológico cristalino; ya basta de acusar a los mass media de enarbolar demonios populares o intereses de terceros cuando nosotros mismos lo hacemos mediante blogs, etc. Así pues, y tras haber cerrado el año y el primer volumen con un número dedicado a la marginalidad que tiene un importante lazo con esto de la ausencia de transparencia, comenzamos el periplo con la intención de aportar nuestro grano de arena para que la maquinaria sociopolítica comience a engrasarse.

En esta ocasión, volvemos a publicar una investigación empírica. La misma ha sido elaborada por Jaume Hombrado, que nos muestra a través del análisis de redes sociales físicas cómo es posible la aplicación de metodologías de otras ramas de conocimiento en Criminología, a la par que vincula su investigación a los famosos Panamá Papers. Por otra parte, Guillermo González nos ha traído una entrevista realizada a Jesús Lizcano, director de Transparencia Internacional en España, en la que nos habla de la transparencia como arma de destrucción masiva contra la corrupción, mas limitada por una multiplicidad de factores trasversales que perjudican su eficacia. Carlota Barrios nos da unas pinceladas nítidas sobre el ejercicio de la transparencia en el lienzo de una deontología profesional fundada en una jerarquía piramidal de tres cuerpos. El artículo de Jose Servera versa sobre el periodismo participativo, o citadino, desde sus diferentes niveles como respuesta a la crisis periodística que están sufriendo los mass media ante el desmantelamiento de la objetividad en favor de las influencias de lobbies, así como las repercusiones que el ejercicio de dicho movimiento conlleva. Por último, Raúl Caballero profundiza en la prevención en materia de siniestralidad vial, evaluando el factor humano intrínseco a esta y proponiendo un modelo más eficaz de intervención basado en el conductor.

Ya solo cabe despedirnos, desearles una lectura apacible… No, en realidad les deseamos una lectura incómoda, suspicaz y crítica, interesante, irreverente, que les abra los ojos a la amplitud criminológica y que puedan acompañar con la taza exclusiva y limitada de CyJ Refurbished (quienes hayan conseguido hacerse con una).

Omau, comunidad.

Discussion

0 comments