Conocí a Patricia Martín hace no demasiado, a raíz de una quedada informal que organizó Carlota Barrios en Madrid el pasado mes de abril. Patricia se encuentra actualmente estudiando el grado de criminología en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que se imparte íntegramente online. A pesar de encontrarse todavía en sus inicios criminológicos, ya se desprende en ella una gran inquietud por la criminología.

Patricia ¿Por qué decidiste estudiar el grado de criminología online? ¿Por qué en la UNIR?

Tras un tiempo pensando en qué hacer con mi futuro profesional, deje de lado las ciencias naturales y decidí que quería estudiar criminología, pensé cuales eran mis posibilidades para poder compaginarlo con mi vida y mi forma de ser, necesitaba comodidad y flexibilidad para organizarme a mi manera. No quería que se convirtiera en una obligación más. Encontré varias universidades que la impartían a distancia u online, lo cual me sorprendió porque solo conocía la UNED. Nunca había estado muy puesta en la amplia posibilidad de las TIC.

Hice la típica comparativa de precios y plan de estudios, y me decanté por UNIR.

¿Crees que a día de hoy la enseñanza online es capaz de ofrecer la misma calidad que la enseñanza presencial? ¿Cómo es el vínculo entre docente y alumno en tu universidad?

No he experimentado qué supone estudiar en una universidad presencial, pero mi curtimiento de institutos y enseñanza presencial me hacía sentir que perdía el tiempo en cada clase. Jornadas eternas escuchando a profesorxs con la percepción de que ni ellxs mismxs querían estar ahí.

Cierto es que esa relación cercana de discusión y debates propicia de la universidad con lxs docentes y lxs alumnxs “cara a cara”, se echa en falta, pero la calidad o mejor dicho la eficiencia de la enseñanza online no tiene que envidiar a la presencial.

El vínculo con lxs docentes de UNIR depende, está claro, del docente que se trate. Desde la propia universidad se fomenta el contacto en relación con el aprendizaje en sí; clases, corrección de actividades, resolución de dudas y alguna que otra recomendación. Pero en mi experiencia siempre que he querido contactar con algúnx docente “fuera del aula” para compartir alguna curiosidad o simplemente alguna broma, no he tenido complicaciones para ello.

Uno de los fenómenos educativos de los últimos años en la red han sido las MOOC (Massive Open Online Courses), que nos están permitiendo realizar cursos certificados a precios asequibles de universidades donde nunca hubiéramos pensado que podríamos estudiar ¿Crees que avanzamos hacia un concepto de educación universitaria globalizada, donde las opciones a elegir sean mucho más amplias que nuestro territorio?

Solo en parte me alegra que la educación se globalice. Lo hacemos con todo, cómo no hacerlo con esto; convertir la educación en una mercancía en la que su producción sobre determinadas materias sólo dependa de la demanda existente en la sociedad/mercado. Esto podría vaticinar una pérdida en la calidad y variedad en los contenidos. No obstante que surja esta alternativa nos permite ampliar visiones, conocimientos, aptitudes, actitudes y saberes que nos permita ser más competentes y conocedores de la realidad actual.

Una de las ventajas con la que cuentan las universidades no presenciales es que pueden acoger un mayor número de estudiantes en sus grados. Sin embargo, esto ha generado algunas críticas. Recientemente, en unas jornadas en Salamanca, un alumno decía que los estudiantes de criminología deberían presionar para que se limitara tanto el número de plazas como de universidades que imparten el grado ¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que se deberían poner límites?

¿Con qué fin limitar las plazas? Entiendo que si se considera que a consecuencia de un numero amplio de alumnxs en una universidad la gestión de todxs ellxs se hace más complicada y resta eficiencia, ok. ¿Quién puede pensar en eso? Pero si es por el miedo a “vamos a ser muchxs criminólogxs y no habrá curro para todxs”, ahora mismo tampoco hay nada claro con respecto a salidas profesionales, es decir, no hay curro para nadie. Cuando esto cambie la demanda de gente preparada en el ámbito de la criminología será muy necesaria y considero que cuanta más gente seamos mejor se podrá hacer el poco o mucho trabajo que haya. Además, la propia institución de la educación ya se encarga de limitar el acceso con los precios, pruebas de acceso y demás… No encuentro razón para limitar el acceso aún más.

Uno de los propósitos por los que lanzamos Anomics era proporcionar un espacio donde se pudiera impartir formación sobre aspectos muy concretos de la criminología de manera independiente ¿Cómo crees que debe conducir su trayectoria un criminólogo una vez finaliza el grado? ¿Crees imprescindible continuar formándote?

Creo que cualquier profesional debe aprender a diario, el aprendizaje motiva y eso hace que puedas ser más eficaz y más feliz con lo que haces. Pero me decepciona un poco que especialmente lxs criminolxs debamos complementar nuestros estudios de grado para ser reconocidxs.

Sin embargo proyectos como Anomic me parecen una gran idea, lo primero porque esta producido exclusivamente por criminólogos innovadores, y me enorgullece. Y por otro lado porque da la oportunidad de profundizar en cuestiones concretas con posibilidad de ir enfocando lo ya estudiado con el fin de aplicarlo en un ámbito profesional.

Para terminar, un par de preguntas relacionadas con tu futuro ¿Cómo ves el papel del criminólogo dentro de unos años? ¿Crees que las oportunidades van a llegar más desde el ámbito público o desde el privado?

Al profesional de la criminología le imagino (y lo creo firmemente) como unx personaje que tiene los conocimientos y herramientas necesarios para resolver ciertos problemas surgidos de la criminalidad y la transgresión de las norma sde convivencia, lo cual se da en cualquier ámbito.

La tendencia es la privatización y probablemente las primeras ofertas llegaran del ámbito privado, desde grandes empresas que necesiten planes de seguridad, mediación en los conflictos entre empleadxs, prevención del mobbing, hasta despachos de abogados que necesiten la lectura de algún informe criminalístico, etc… pero creo que la mayor necesidad de los criminólogos/as es en el ámbito público, por ejemplo en la educación con planes para prevenir el bulling y conocer las posibilidades para afrontarlo, reducción de la criminalidad aplicando políticas criminales adecuadas basadas en datos, el tratamiento de los delincuentes en los centros penitenciarios, el trato a la víctimas, ¡incluso hasta en una comunidad de vecinos!

Muchas gracias por todo, Patricia.

Muchas gracias por todo, Jose. Es un placer que cuentes conmigo.